Ni contigo, ni sin ti…





Nos encanta el sol, la sensación de verano, de descanso y relax al que asociamos su presencia y los efectos positivos sobre nuestro organismo (entendiendo estos cuando la exposición se realiza de forma responsable) …Sin embargo, ¡para nuestra piel resulta ser el principal enemigo!
Actualmente existe una conciencia mayor de los efectos perjudiciales de las radiaciones solares en la piel, sin embargo, aun asociamos la necesidad de protegernos de estas, únicamente a la época estival y los días de playa y piscina.
Pero ¿Es esto correcto y suficiente para considerar que estamos protegiéndonos correctamente?
La respuesta a esta pregunta es un rotundo NO.
No podemos olvidar que las radiaciones solares resultan ser igual de dañinas todo el año, aunque la exposición que sufrimos sea mayor en los meses de verano. Esto, hace imprescindible cambiar ese pensamiento e incluir en nuestra rutina de cuidado diario un fotoprotector con una protección solar de 50spf a lo largo de todo el año considerándolo un paso tan imprescindible como la limpieza diaria de nuestro rostro.

Hoy vamos a hablar de las distintas características que presentan algunos de los protectores solares que encontramos en el mercado y como elegir el más adecuado para nosotros según nuestras necesidades.
Atendiendo a los filtros solares diferenciaremos entre inorgánicos (conocidos como físicos o minerales) y orgánicos (conocidos como químicos).
Hace algunos años los productos con filtros minerales resultaban ser una “pasta” densa nada atractiva en cuanto a su aplicación dejando la piel un color blanquecino y una sensación pesada, pero en la actualidad contamos con productos 100% minerales que presentan una textura fluida con acabados con y sin color que resultan agradables de aplicar y dan un acabado suave y sedoso a la vez, que eficaces en cuanto a la protección que ofrecen.
En el caso de pieles reactivas o sensibles es más recomendable este tipo de protectores solares puesto que los filtros químicos pueden irritar en este tipo de piel.
Estos filtros reflejan la radiación solar mientras que los filtros químicos absorben la radiación y la transforman en inocua para la piel aunque como inconveniente encontramos que existe la posibilidad de que al absorberse por la piel puedan dar lugar a algún tipo de reacción alérgica.

Si atendemos a las texturas, actualmente existe un gran número de opciones y algunas de las principales son:
  •           Texturas oil free, ultraligeras indicadas para piel con tendencia a acné y mixtas/grasas.
  •           Fluidos 100% minerales indicados para pieles sensibles o irritadas.
  •           Protectores sin color que adquieren una tonalidad de color en contacto con nuestra piel que proporciona efecto buena cara a la vez que un aspecto natural.
  •           Protectores en crema con efecto maquillaje
  •           Emulsiones que ayudan a corregir nuestras manchas y unificar el tono a la vez que nos protegen de la radiación solar
  •           Productos que incorporan activos antiaging…

Como vemos ya no hay excusas para no usar protector solar todo el año y adaptarlo a nuestras necesidades en cada momento.


¡Protege tu piel del sol y siéntete mejor!




Comentarios

Entradas populares