¿Excesos Navideños?, ¡Evita que se noten en tu piel!




La piel es el mayor órgano del cuerpo y además de sus numerosas funciones, también actúa como un “chivato” reflejando como dormimos, comemos, nos cuidamos e incluso el ambiente al que nos exponemos, por eso tras épocas de excesos como la Navidad, nuestra piel presenta un tono más apagado, una textura menos uniforme, aparecen más marcadas ojeras y bolsas, algún granito demás e incluso algunas arrugas finas parecen más visibles.

Pero no hay que alarmarse porque desde Clínica Dermatológica Internacional os contamos como devolver a nuestra piel un aspecto sano y cuidado con unos sencillos consejos. 

Limpia y exfolia:
Un básico en el cuidado de la piel a la vez que imprescindible, es aplicar los productos cosméticos sobre una piel limpia ya que permite una mejor acción de estos, por lo que limpiar diariamente, tanto por la mañana como por la noche, con un producto de limpieza adecuado para nuestras necesidades, que podemos complementar a su vez con el uso de un dispositivo que ayude a realizar esta limpieza de manera mas profunda sin resultar agresiva, constituye un paso clave en el cuidado de la piel.

En el caso de los exfoliantes es fundamental realizarlo 1-2 veces a la semana con un producto de grano grueso, que realice la acción de forma eficaz a la vez que respeta el equilibrio de la piel, realizándolo con movimientos suaves durante un par de minutos en la zona del rostro, cuello y escote.

Antioxidantes día y noche para un plus de luminosidad:
En esta ocasión contamos con varios aliados que nos ayudan a combatir la falta de luminosidad, los signos de fatiga y esa “mala cara” que provocan los excesos navideños de entre los que vamos a destacar dos.
Ácido L-ascórbico o vitamina C y resveratrol (el antioxidante “anti-resaca”).
El ácido L-ascórbico es la forma más activa de la vitamina C y tiene numerosos beneficios para la piel. Es soluble en agua y debe ser formulado a pH bajo para mantenerse activo dependiendo de este pH y de la estabilidad de la fórmula su mayor o menor eficacia sobre la piel. En el caso del resveratrol se trata de un compuesto presente en vegetales como la uva principalmente o la granada y que presenta propiedades antioxidantes y regeneradoras.
Ambos compuestos contribuyen en el tratamiento y en la prevención de signos de envejecimiento, además de aportar un extra de luminosidad a la piel.

¡Pregunta por nuestros antioxidantes e infórmate sobre la mejor opción para tu piel y como conseguir los mejores resultados!

      Retinol, y alfa hidroxiácidos tus grandes aliados:
Pulir, renovación celular, luminosidad, unificar textura y mejorar el tono, estimular la producción de colágeno o minimizar arrugas o marcas de acné, son algunos de los fabulosos efectos que tiene sobre nuestra piel el uso de este tipo de activos cosméticos. Cuál elegir y cómo aplicarlos es la clave, puesto que no todas las pieles necesitan los mismos, ni toleran las mismas concentraciones o frecuencia de uso, por lo que es necesario personalizar cada pauta cosmética y más aún cuando se trata de este tipo de activos.

           Mascarillas hidratantes y calmantes:
Son una opción ideal cuando queremos dar a nuestra piel un plus de acción para cubrir una necesidad puntual, ya sea de hidratación, siendo especialmente indicadas en estos casos aquellas que contienen ácido hialurónico, de confort y acción calmante tras un tratamiento estético o para pieles sensibles (pieles muy reactivas, con rosácea…), casos para los que recomendamos mascarillas que incluyan en su composición activos como el té verde, caléndula o extracto de árnica.

Pregunta por nuestro servicio de asesoramiento cosmético y consigue la mejor rutina para tu piel de manos de expertos.








Comentarios

Entradas populares