La cosméceutica personalizada – la nueva definición de lujo.  

Cada piel es única e irrepetible. Por ello, merece un cuidado personalizado.

La piel es el mayor órgano de nuestro cuerpo y uno de los más importantes. Cumple las funciones fisiológicas. Entre ellas, la de relacionarnos con el mundo exterior y la de protegernos de las agresiones de ese propio mundo. Por otro lado, juega un papel clave en nuestra apariencia.

Nuestros genes determinan las características de nuestra piel (color, textura, predisposición a sufrir ciertas condiciones o enfermedades dermatológicas, etc.), su forma de evolucionar en el tiempo, así como su proceso de envejecimiento.

Los factores externos también tienen mucho que ver, como el clima, la polución o el estilo de vida de cada persona como el estrés, el consumo de tabaco, una dieta inadecuada o los malos hábitos cosméticos, afectan el estado de la piel y pueden acelerar su envejecimiento.

Por todo mencionado anteriormente, es muy importante cuidar adecuadamente nuestra piel para que esta pueda mantenerse sana y llevar a cabo todas sus funciones básicas, y prevenir su envejecimiento prematuro.

El innovador concepto de cosmeceútica personalizada basado en la dermatología funcional, que busca reequilibrar las funciones naturales de la piel para repararla.

Otra vez os quiero resaltar que el médico especialista, en este caso el dermatólogo, es la persona más adecuada para la prescripción individualizada de los cuidados para mantener una piel saludable, mejorar su calidad y apariencia, favorecer su luminosidad e hidratación, y prevenir o tratar su envejecimiento.

Para conseguir los resultados es necesario recurrir a cosméceuticos con una alta concentración de principios activos, por lo que estos únicamente pueden estar prescritos por especialistas.

Pero vamos a ver lo que está escondido detrás del termino ¨cosméceutico¨ y que lo diferencia de un producto cosmético.

Los cosmecéuticos son productos para el cuidado de la piel que combinan cosmética y medicina, surgieron en los años 90 en los Estados Unidos por parte de dermatólogos como otra opción a los tratamientos antiaging no invasivos de belleza, combinando los conceptos cosmético y farmacéutico, pero no debemos confundirnos porque no se trata de medicamentos para curar la piel, sino de cosméticos que son más activos.

Lo que significa para los consumidores que llevan alta concentración, más calidad y por lo tanto más efectividad de los principios activos exclusivamente seleccionados,  los dichos suelen ir vehiculizados en formas farmacéuticas más evolucionadas, como encapsulados en liposomas, y presentan efecto de liberación rápida o sostenida.

Evitan en la composición los aceites minerales, los alcoholes o los parabenos y todos aquellos principios activos que podrían dañar o irritar la piel – lo que justamente les diferencia de un cosmético de gran consumo.

Reconocemos como cosmecéuticos a los famosos ácido retinoico y otros retinoides, alfahidroxiácidos como ácido glicólico, ácido láctico, ácido ascórbico, ácido kojico, ácido azelaico,  vitaminas A, E, C,  lactopeptidos,  antioxidantes como los polifenoles, determinados extractos regenerantes como la rosa mosqueta, árbol de té, sustancias blanqueantes como la hidroquinona, factores de crecimiento, péptidos, proteínas como colágeno.

Por lo tanto estos son los beneficios de la cosmeceútica personalizada:

  • Prescrita tras un diagnóstico médico de la piel. 
  • Solo se utilizan aquellos principios activos que se necesitan, en la concentración necesaria
  • Su eficacia viene respaldada por estudios científicos y sus resultados son visibles. 
  • Formulamos los productos exclusivos y precisos donde tenemos en cuenta  las particularidades y necesidades de cada piel, aquellas condiciones que cada persona desearía mejorar.
  • Cada fórmula puede adaptarse a la edad, pero también a la estación del año, el estilo de vida o las necesidades concretas de la piel durante un periodo determinado. Es decir, se trata de un cosmético que evoluciona y se adapta a las demandas de cada persona. 
  • Testados bajo control dermatológico, respetan la naturaleza de la piel, minimizando los riesgos de irritación y alergia.

www.hospitaldermatologico.es


Comentarios

Entradas populares de este blog

Productos imprescindibles en el cuidado facial.